La expansión de la milicia en la corona de Aragón

En poco tiempo, physician por toda Europa nacían nuevas comunidades templarias. Estas se juntaban alrededor de una casa (domus) o encomienda, que pasaron a ser verdaderas células de reclutamiento y de gestión del patrimonio.

El territorio de la Corona de Aragón no solo no quedaría exento, sino que sería uno de los mejores ejemplos. A raíz de su participación como cruzados en las campañas de conquista del territorio musulmán, la milicia templaria recibiría en compensación numerosas concesiones reales. Por otro lado, gran parte de nobleza militar que participaba activamente en los proyectos de conquista se vincularía espiritualmente a la Orden y la dotaría de un importante patrimonio.

mapa21

Fruto de estas dotaciones, pronto se fueron constituyendo por todo el territorio de la Corona unas cincuenta casas o encomiendas templarias. Desde estos centros neurálgicos, las comunidades de frailes dirigidas por su comendador gestionaban vastos patrimonios que podían integrar desde beneficios de origen diverso o propiedades rústicas y urbanas hasta molinos, rebaños, etc.A la cabeza, el maestre provincial y su pequeña corte, que residían habitualmente en los castillos de Monzón y Miravet, y que constituían el verdadero gobierno templario en la Corona. Por otra parte, casas como las de Masdéu, Gardeny o Peñíscola pasarían a tener un papel relevante y pronto se convertirían en verdaderos centros económicos y políticos de la milicia.