Curiosidades del castillo de Peñíscola

Castell de PeníscolaPeñíscola, abortion ciudad en el mar, viagra sale está formada por un casco urbano amurallado adentrado en el mar, lo que la convierte en casi una isla de increíble belleza.

En la parte más alta del peñón se sitúa el castillo a modo de torre vigía y fortaleza inexpugnable, rodeada de un conjunto de murallas construidas en distintas épocas que protegen la ciudad antigua.

Castell de PeníscolaLas fortificaciones medievales de la cara sur y la cara este se construyeron entre los siglos XIII y XV. El portal de Sant Pere se convirtió, en sus tiempos, y hasta el s. XVIII, en un embarcadero para el Papa Luna, pero posteriormente se prescindió de él por motivos militares. Este impresionante conjunto de sillería en perfecto estado de conservación mantiene el escudo del Papa Luna, esculpido por Filibert Bertalla en su parte central. Subiendo, desde el portal de Sant Pere, nos encontramos la muralla de la Font, construida entre los siglos XIV y XV, que concluye en la batería de Santa Anna.

La fortificación renacentista programada por J. B. Antonelli se construye en el s. XVI. Se trata de un ambicioso proyecto que abarcaba desde el parque de Artillería hasta el portal de Sant Pere, pero que no se pudo culminar y se interrumpió en el baluarte de Santa Maria. Los muros de sillería, recorridos todos ellos mediante un cordón ornamental, así como las garitas vigías en las esquinas, convierten a Peñíscola en un peñón inexpugnable, único y de una belleza inusual.

El portal Fosc, de estilo renacentista, que fue la entrada principal hasta el s. XVIII, fue construido por Juan de Herrera. Sobre la puerta principal todavía podemos observar un escudo conmemorativo de Felipe II.

Castell de PeníscolaVisitar Peñíscola significa retroceder en la historia y adentrarse en el medioevo renacentista. El parque de Artillería, restaurado actualmente como parque botánico de especies autóctonas de la sierra de Irta, es una de las obras de Antonelli donde más se puede apreciar la estrategia militar. Es un conjunto fuerte y seguro, donde actualmente se conjugan rampas, túneles, polvorines, fosas y murallas con palmeras, olivos y lavandas.

La tercera puerta a la ciudad es la de Santa María, construida en 1754, por orden de Fernando VI, para mejorar los accesos a la ciudad. En su interior nos encontramos la plaza de Les Escaseres, situada junto a la ermita de Santa Ana. Esta poco conocida ermita, que data del año 1827, es de gran interés histórico, y supone una visita obligada al dar un paseo por las estrechas calles de la ciudad antigua.

Otra de las curiosidades que nos guarda Peñíscola en su recinto amurallado es el bufador, gran orificio entre las rocas por el que el agua del mar surge de forma brusca en días de temporal.