Curiosidades del castillo de Gardeny

Generales

Castell de GardenyLa importancia de Gardeny respecto a otros conjuntos monumentales catalanes no se limita solo al hecho de que hoy constituye una muestra importante de la arquitectura catalana de los siglos XII y XIII (con elementos singulares como la torre donjon o la iglesia), healing sino que también hay que tener en cuenta el hecho de que durante este mismo periodo constituyó uno de los principales centros de decisión de la milicia del Temple en la Corona de Aragón.
En el proyecto de conquista de Tortosa (1148) y Lleida (1149) participó un ejército cruzado con tropas de cruzados ingleses, francos y holandeses, así como la milicia templaria.


De la comunidad de frailes

Castell de GardenyEn 1212, aparecen en la encomienda de Gardeny 22 frailes, de los cuales, y según estimaciones:
- Un 10% son caballeros (2-3 frailes).
- Un 70% son sargentos (15 frailes): escuderos o frailes de oficio.
- Un 20% son curas (4-5 frailes).


De los sirvientes

Esclavos
- En 1289, Gardeny tenía 43 cautivos, además de 518 sueldos que debían emplear en la compra de esclavos.

Personal ajeno al convento
- Gardeny disponía de un personal de cocineros, pasteleros, porteros, zapateros, sastres, porteadores de agua e, incluso, en el siglo XIV, un barbero.
- En algunas casas templarias residían con frecuencia clérigos que, sin pertenecer a la Orden, vivían en los conventos. Su cometido se limitaba a ayudar a los curas templarios en los servicios religiosos de las comunidades. A finales del siglo XIII, Gardeny contaba con más de una docena, entre clérigos y sacerdotes. Buena parte de este clero secular era requerido por los frailes para la celebración de las misas o aniversarios que habían dotado o fundado los benefactores de la Orden.


De los cofrades

El discurso de la cruzada generó el ideario del caballero de Cristo, que pronto adquiriría un gran prestigio entre la nobleza. La figura del fraile templario se mostraba como un modelo de virtud del caballero cristiano: mitad fraile, mitad caballero, una característica que atrajo la fascinación de la nobleza europea, que veía en esta figura la perfecta plasmación del ideal del soldado de Dios. Comportaba un servicio temporal por parte de caballeros bajo la dirección de los frailes.
- Entre 1156 y 1204, se mencionan un número total de 93 caballeros.
- A veces, el ingreso en la confraternidad revestía una solemnidad especial, sobre todo cuando se trataba de un grupo importante y selecto de caballeros (1177): Ramon de Torroja, Arnau de Vilanova, Ponç de Cornudella, Bernat de Balaguer y Ramon de Molnells expresan conjuntamente su compromiso de tener sepultura en el cementerio de Gardeny y de dejar a la Orden, tras su defunción, sus caballos y armas. Serán enterrados en el cementerio de la casa, recibiendo como recompensa por su acción la participación en los beneficios espirituales.


De la iglesia de Santa María de Gardeny

Castell de GardenyGardeny se convirtió pronto en un verdadero santuario templario, al estilo de El Masdéu, en Provenza, cerca de Perpiñán.

Fundaciones y donaciones
Muchos de los fieles y benefactores de la Orden dejaban rentas en dinero o especies para que ardiesen lámparas o candelas en el altar. Las donaciones de este tipo fueron tantas y tan menudeadas que la casa creó y organizó una institución religiosa llamada Lampada Charitatis, que gestionaba adecuadamente estas fundaciones. Gracias a las rentas reportadas y a las donaciones de los fieles, tenían que arder en todo momento durante determinados días una serie de cirios y candelas, además de lámparas de aceite, en la verja que encerraba el altar mayor o las lámparas colgadas justo delante de la venerada imagen de la Virgen ubicada en el presbiterio.
- En 1202, Guillem d’Anglesola donó una lámpara de plata, que dotó con una renta para que pudiese permanecer encendida día y noche.
- En 1216, el canónigo de Lleida Guerau de Cassola constituyó la fundación de una candela que tenía que arder diariamente ante el mencionado altar.


De los cementerios de Lleida

En 1295, el obispo de Lleida evaluó en 500 monedas de oro los derechos de enterramiento procedentes de veinte parroquianos que se habían dejado para inhumar en el cementerio de Gardeny. Este aspecto comportó bastantes fricciones entre el obispo y los templarios, que se solucionaron a través de varios acuerdos que fijaban que la mitad de los bienes dejados por razón de la sepultura se asignaran al clero secular y la otra mitad, a los templarios.


De las fricciones con el obispado

- En 1247, el papa Inocencio IV otorgó una licencia para la fundación de un priorato adscrito a la capilla de San Salvador, situada en la iglesia de Gardeny.
- En 1295, todavía duraba un litigio entre la iglesia de Lleida y Gardeny. El toque de las campanas de Santa Maria de Gardeny era considerado perjudicial para los intereses de la parroquia de Sant Llorenç, lo que motivó al prelado a amenazar con penas eclesiásticas a los fieles que asistiesen a los oficios litúrgicos de Santa Maria.


Del patrimonio de Gardeny

Gardeny se nutre, en primer lugar, de los privilegios y donaciones condales, y, después, de las donaciones de los donados y cofrades (la nobleza local). Según el grado de vinculación con la casa, las donaciones pueden comportar tanto bienes inmuebles (propiedades) como muebles (dinero, caballos y armas o ropajes). En el siglo XIII se convierte en uno de los principales dominios feudales del territorio de Lleida.
- Abarca varios sectores (Segrià antiguo, Artesa de Lleida, huertas de la ciudad…), destacando fray Ramon Oller, preceptor y administrador de las propiedades del Segrià (1205) y Pere d’Ortó o Bertran d’Arlet, preceptor y administrador de las propiedades de L’Urgell (1233).
- Son los principales impulsores de la industria molinera en el canal de Pinyana, donde destaca fray Guillem d’Albesa, preceptor y administrador de los molinos (1212).
- Tienen pasturas en el Pirineu (trashumancia), destacando fray Arnau de Corbins, como preceptor y administrador de los rebaños (1182).
- Gardeny abastece con caballos y armas a los ejércitos condales.


Otras actividades financieras: Gardeny como casa especial
de depósitos

Los depósitos eran otra de las actividades financieras. Los conventos templarios servían de lugar para confiar todo tipo de valores de los cuales se pretendía garantizar la supervivencia e inviolabilidad.
- Jaime I hizo constar que las joyas de la Corona y varios ornamentos eclesiásticos fueron custodiados en las casas de Monzón y Gardeny.
- A principios del siglo XIII, Guerau de Cabrera tenía custodiados oro, plata, caballos y cereales.
- Jaime II, como prenda de un préstamo, tenía confinadas en la casa de Gardeny una corona de oro —adornada con zafiros, esmeraldas y perlas—, dos cetros —uno de plata dorada y el otro, de oro con incrustaciones de cristal, perlas y zafiros—, un pomo de oro coronado con una cruz y con incrustaciones de perlas y zafiros y, finalmente, un broche del mantel real, en forma de flor, que llevaba enganchados un rubí y una perla.
Más importancia que los depósitos de joyas y objetos valiosos y de documentos tuvieron los de dinero que hacían tanto los particulares como los funcionarios reales o papales, aunque parece que, en el caso de estos últimos, los conventos templarios actuaban de simples tesorerías temporales.
- En 1241, Gardeny tenía dinero perteneciente al vizconde de Cardona.


De las asambleas y capítulos provinciales

Parece del todo incuestionable que las reuniones celebradas en 1176 en Gardeny —a las cuales asistieron trece frailes— reflejan la celebración de estos tipos de asambleas provinciales.
Durante el capítulo provincial extraordinario, en 1294, estuvo presente el último maestre de la Orden, Jaume de Molay: permuta con el monarca de los bienes de Tortosa.


Del proceso contra los templarios (1312)

Castell de GardenyEn verano de 1305, el occitano Esquin de Floriau, expulsado de la Orden cuatro años atrás y encarcelado por varios crímenes, compareció en Lleida para entrevistarse con el rey Jaime II y exponerle una serie de denuncias y acusaciones contra la Orden. Ante la indiferencia del monarca catalán, Esquin se marchó hacia Francia para exponer lo mismo al rey Felipe IV, que le prestó especial atención.

Hacía años que el monarca francés intentaba anexionar la Orden a sus intereses particulares, pero sus intentos fracasaron. Fue a raíz de estas acusaciones que Felipe IV inició una campaña de desacreditación contra la Orden, contando con la complicidad del papa Clemente IV. Su finalidad: la abolición de la Orden y la anexión de sus bienes.


De la exculpación de los frailes catalanes

En algunos casos se marcharon, como el antiguo comendador de Corbins, fray Bernat de Fonts, que ofreció sus servicios al rey de Túnez, de modo que en 1313 apareció en Barcelona como embajador de este monarca.

En otros, se quedaron con una pensión. En el caso de Gardeny, la Orden del Hospital (priorato de Cataluña) se encarga de cubrir pensiones de los antiguos templarios que permanecieron allí: en 1319, se contabilizan 11, entre los cuales destaca la figura del antiguo comendador de Monzón, Berenguer de Bellvís.

En 1314, el arzobispo de Tarragona envió una carta a Jaime II en la que le comentaba la actitud de Berenguer de Bellvís, antiguo comendador de Monzón, que vivía en Gardeny con una concubina, lo que provocó el escándalo de los fieles de los alrededores, que, por esta razón, habían dejado de ir a visitar la capilla de santa Maria, a la que anteriormente habían acudido con mucha devoción.